RIO DUERO

Desde la desembocadura hasta la frontera

El río Duero (en portugués “Douro”) nace en España, en las sierras de Ubrión, y en Portugal recorre 210 km hasta morir en O Porto y en Vila Nova de Gaia, las ciudades de su desembocadura. El río, cuyas aguas son doradas gracias a la luz del sol, cruza la región llamada Alto Douro Vinhateiro, una zona de terraplenes y viñas que ofrece un paisaje natural único dentro del patrimonio agrícola creado durante siglos.

Los cruceros por el Duero son obligatorios para los turistas que llegan a O Porto y desean descubrir qué hay río arriba, hasta Barca d’Alva, el último punto antes de la frontera con España. La construcción de presas hidroeléctricas y esclusas abrió un canal de navegación fluvial que permite que el barco vaya desde la desembocadura hasta la frontera con total seguridad.

En este recorrido, que pasa por Régua y Pinhão y termina en Barca d’Alva, los turistas pueden visitar las fincas en las que se produce el vino de O Porto y apreciar el paisaje natural y los meandros del río. También pueden ver los almendros en flor durante la primavera y los tonos rojizos y acastañados de los viñedos en otoño. No faltan motivos para subir por el río Duero.

Los paseos terminan en la desembocadura, del lado de O Porto o de Vila Nova de Gaia. En Gaia se encuentran las bodegas del vino que se produce en las fincas y es allí donde atracan los típicos barcos “rabelos”. Hoy en día son, sobre todo, una atracción turística, pero tuvieron una función esencial para la economía de la región. Antes de haber embalses y esclusas que corrigiesen el curso del río, estos barcos de madera eran los únicos que lo navegaban y que llevaban el vino en cubas desde las fincas hasta las bodegas.

TOURS Y OTRAS SOLICITUDES

Si usted tiene un pedido especial, por favor pregunte!

SUBIR