DUERO

Vino y Tradición

El valle del Duero (en portugués, Douro) se extiende desde Barqueiros a la frontera con España. Se trata de un lugar único que abarca viñas, olivos, huertos frutales de cerezos, almendros, fincas y pueblos. Aquí se produce el vino de Oporto y los vinos de mesa de la Ribera del Duero, la primera zona del mundo en tener el título de denominación de origen.

Cuando vamos en barco o en tren río arriba por el Duero, disfrutamos de unas vistas fruto de siglos de trabajo de las generaciones que domaron las tierras de esquito y granito, construyeron muros y crearon los terraplenes que hoy son marca de la región. Ya en el siglo XVI los barcos rabelos típicos de la zona iban río abajo con las cubas para las bodegas de Gaia. El paisaje sigue estando igual hoy en día, toda una obra maestra de la naturaleza y del esfuerzo humano.

Las fincas en las que se produce el vino se han abierto a los visitantes en los últimos años para que puedan ver cómo se elabora el vino de Oporto y de dónde provienen los vinos que se sirven en los restaurantes. Hay muchas razones para ir al Duero en la época de vendimia, pero también en primavera, cuando los almendros se llenan de flores más allá de Trás-os-Montes.

También posee un gran patrimonio compuesto por iglesias del tiempo de los visigodos, como la capilla de São Pedro Balsemão, o el Vale do Côa y su importante conjunto de pinturas rupestres. Pero lo que marca la economía y el paisaje del Duero es el vino. Las nuevas rutas han puesto en el mapa los pueblos vinícolas de Barcos, Favaios, Provesende, Ucanha, Trevões y Salzedas, lugares que merece la pena visitar.

La gente que modeló la tierra para poder crear vino también es la autora de una cultura popular rica, de una artesanía excelente (como muestran los encajes y la alfarería), de fiestas, de romerías y de buena mesa. Entre los platos más destacables tenemos bôlas de Lamego, conejo salvaje con níscalos de los prados de Moimenta da Beira, pan típico de Lapa y pasteles de almendra de São João da Pesqueira. Además, se puede disfrutar, evidentemente, de cabrito asado y de pescado de río para dar y tomar.

Los pueblos del Duero y de Trás-os-Montes se animan en los Carnavales, aunque el más popular es el de Lazarim, en Lamego. En marzo se celebra la fiesta de los almendros; en junio, las fiestas correspondientes a los santos populares; y de septiembre a octubre, la fiesta de las vendimias. Por otro lado, debido a la religiosidad de las gentes, se celebran romerías seculares en honor a la Senhora da Lapa y a la Senhora dos Remédios.

TOURS Y OTRAS SOLICITUDES

Si usted tiene un pedido especial, por favor pregunte!

SUBIR