JARDINES Y FLORES

Ciencia y ocio
Los secretos de los jardines botánicos

El Jardín Botánico es el jardín científico más antiguo de Portugal. La familia real portuguesa ordenó su construcción para su ocio en una época en la que la botánica cautivaba a los científicos de toda Europa. El diseño del jardín es italiano, realizado por Domingo Vandalli en la segunda mitad del siglo XVIII. Llegó a albergar cinco mil especies, pero las invasiones francesas destruyeron muchas de sus colecciones. Hoy en día, una de sus mayores atracciones es un drago muy antiguo y originario de Madeira.

En Coimbra, el jardín botánico de la Universidad se extiende por más de 13 hectáreas y está situado junto a la Facultad de Ciencias y Tecnología. Domingo Vandelli comenzó a construirlo en el siglo XVIII, pero se fue mejorando durante los años siguientes. Es posible visitar este jardín que, además de incluir una colección de plantas tropicales y narcisos, está unido a una biblioteca con una colección de 125.000 volúmenes.

En Lisboa, al lado de la antigua Facultad de Ciencias, se encuentra uno de los mayores jardines científicos de Europa. Fue creado en el siglo XIX y posee más de 1500 especies. Fue un paisajista alemán, Edmond Goeze, el que desarrolló este proyecto y él mismo diseñó la parte superior, los invernaderos y el paseo de palmeras. Jules Daveau se ocupó de la parte inferior, de los lagos y del sistema de riego. Este jardín incluye un mariposario vivo que merece la pena visitar.

En Madeira, a pesar de su diversidad botánica, el Jardín Botánico no se creó hasta los años sesenta y después de que el gobierno comprase una antigua finca, la Quinta do Bom Sucesso. Actualmente es un lugar de ocio, ciencia y cultura donde es posible encontrar un centro de vegetación de la zona, plantas tropicales y medicinales y hasta un pequeño zoológico de aves en el que predominan las de la familia de los papagayos.

TOURS Y OTRAS SOLICITUDES

Si usted tiene un pedido especial, por favor pregunte!

SUBIR