FADO Y FOLCLORE TÍPICO

Del fado al rock, un país de música

El fado, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad desde 2011, nació en las calles de Lisboa. Era una música ociosa, propia de los ambientes bohemios, que se tocaba en los barrios de clase baja y que cantaban los hombres y mujeres del pueblo.

La primera fadista de la que se tiene noticia es Severa, pero el fado tal y como lo conocemos hoy en día se hizo famoso gracias a Amália Rodrigues a mediados del siglo pasado.

En la actualidad, el fado, de influencia árabe, es un estilo musical nacional de Portugal, una demostración del alma portuguesa en la que el destino, el amor y la “saudade” son constantes. Ana Moura, Mariza o Carminho son algunos de los nombres de las fadistas de la nueva generación que han llevado ánimo y modernidad al fado.

La melancolía es una de las características del fado, pero también del cantar alentejano, las canciones que los trabajadores rurales del sur de Portugal cantaban cuando iban a trabajar al campo.

Estas canciones, interpretadas principalmente por coros de voces masculinas, aún se pueden oír en las tabernas de las aldeas alentejanas entonadas de forma espontánea por los hombres que se reúnen al final del día para hablar y tomar unas copas.

Portugal también tiene folclore: el “corridinho” de Algarve, el “vira” de Minho, el fandango de Ribatejo, el “bailinho” de Madeira o la “sapateia” de las Azores. Además, merece la pena ver las exhibiciones de los “pauliteiros” de Miranda, en Trás-os-Montes.

A finales del siglo pasado, la música rock disfrutó de un gran auge y aparecieron grupos como Xutos e Pontapés, GNR o Rui Veloso, todos en activo. Hoy en día, los acompañan otros grupos, como Clã o The Gift.

TOURS Y OTRAS SOLICITUDES

Si usted tiene un pedido especial, por favor pregunte!

SUBIR