PARQUE NACIONAL DA PENEDA GERÊS

Naturaleza, Historia y Cultura

El Parque Nacional da Peneda-Gerês, la primera reserva natural creada en Portugal, es un santuario de especies en peligro y, a la vez, una zona de conservación del patrimonio y de la cultura de las poblaciones que hace miles de años ocuparon estas montañas al norte de Portugal.

Dentro del parque, que se extiende por 22 ayuntamientos, podemos encontrar los hábitats de varias especies, algunas de ellas en peligro de extinción, como el lobo ibérico, que en Gerês tiene uno de sus últimos refugios. Las sierras también son el hogar de águilas reales, corzos, cabras montesas y, en los ríos, de truchas y anguilas.

Las aldeas de Gerês conservan costumbres ancestrales. Así, todavía se practica la trashumancia en las “brandas” (zonas de cultivo durante la primavera y el verano) y en las “inverneiras” (lugares que acogen el ganado durante el invierno). Los hórreos, las estructuras de piedra donde se seca el maíz, son los iconos de Gerês, pero hay vestigios de la ocupación humana por todo el parque.

El dolmen de Mezio (un monumento fúnebre del megalítico), el arte rupestre del Penedo do Encanto, los restos de Castro do Outeiro, la vía romana, el monasterio de Pitões das Junias o el castillo de Lindoso son la prueba de que este parque es un enclave único que merece la pena visitar, ya sea por la naturaleza, la cultura o el patrimonio que tiene para ofrecer.

Es posible visitar el Parque Nacional da Peneda-Gerês en coche, pero hay varios senderos a pie recomendables desde los cuales se pueden conocer mejor todos los puntos de uno de los lugares más hermosos de Portugal. Además, de esta forma hay más posibilidades de avistar águilas y garranos, un tipo de caballos gallego-lusitanos que ya no se usan como animales de carga o de trabajo, sino que corren libremente por las sierras de Gerês.

TOURS Y OTRAS SOLICITUDES

Si usted tiene un pedido especial, por favor pregunte!

SUBIR